Toyota Raize: aspiraciones juveniles

Muy competitivos han sido los últimos dos años en materia de SUV, y en este subgrupo, la máxima competencia se da entre los compactos, un nicho que ha crecido a pasos agigantados y que esconde varios superventas. Muy exitosos han sido en esta área, las marcas chinas con apuestas a buen precio, atractivas y muy equipadas. 

Toyota, un tradicional actor del mercado, que por varios años se quedó con algunos de los SUV más vendidos, hoy tiene más competencia, en un escenario distinto. Su apuesta -que ha seguido a la evolución de la marca- ha sido la fiabilidad y, con ello,  la reputación de su logo. Pero en un mundo extremadamente competitivo, hay que ir por más.

Así, la marca japonesa presentó en Chile, su nuevo Toyota Raize, que llega a reforzar su participación en el segmento de SUV compactos, con una propuesta juvenil, urbana, conectada y atractiva.

De tendencias y gustos

Exteriormente, el Raize luce como un robusto y bien equilibrado SUV, con ciertas características de diseño que recuerdan a los modelos de Daihatsu, y con una máscara frontal que recuerda al RAV4. Posibilidades de techo en otro color, pilares en negro y molduras en resina, le dan un toque aventurero.

Jennifer Mūller, gerente de planificación y marketing de Toyota Chile, comentó: “nos pone muy contentos lanzar Raize, porque renueva nuestra oferta, con una propuesta atrevida. Es moderno, con una apariencia deportiva y es muy colorido. Creemos que nuestra calidad y confiabilidad histórica de la marca, sumado a estos atributos modernos, serán un extraordinario complemento”.

Para enfrentarse a su dura competencia, Raize promete alto equipamiento, sobre todo en conectividad,  con Apple CarPlay y Android Auto incluido, cuya interfaz recae en una pantalla de 7” y espacio para cargar  smartphones o tablets de manera inalámbrica. 

Para moverse, el Toyota Raize utiliza una posibilidad de motor: un bloque de gasolina de tres cilindros, de 1,2 litro de desplazamiento, capaz de desarrollar 87 caballos de fuerza, con un torque de 113 Nm. Estas magnitudes de salida, se pueden administrar mediante una transmisión mecánica de cinco velocidades, o bien una caja continua variable (con simulador de marchas). 

Share This