Rodrigo Castillo C, desde Sao Paulo, Brasil.

Es cosa de sacar la cuenta: un tractocamión moderno cargado a su peso máximo de conjunto, de 45 toneladas, puede gastar en combustible en un viaje normal más de $700 mil pesos. Si ese campo lograse un ahorro de un 8% ese precio bajaría $640.000. Si esto lo multiplicamos por una flota de apenas 10 camiones: el ahorro en el mismo trayecto sería de $560.000, si son 50 camiones, son nada menos que $2.800.000. Ahorro exponencial, a partir del 8% de mejora en la eficiencia que puede llegar a ofrecer la nueva gama Super, de Scania.

Presentado originalmente durante Fenatran 2022, también en Brasil, ahora se realizó su presentación frente a la prensa de toda Sudamérica y México y sus ejecutivos mostraron en detalle las tecnologías que permiten este importante ahorro, y con ello baja en las emisiones, beneficios inmediatos de esta nueva gama que si bien ya se encuentra en fase de pruebas en Chile, anuncia su llegada para primer semestre de 2024.

Ecléctico, no solo eléctrico

En el ambiente de la incipiente electromovilidad, Scania es cauto. Si bien ya cuenta con camiones eléctricos en Europa, su apuesta es ofrecer alta eficiencia con soluciones más tradicionales y que se adapten a la matriz energética de cada país, que en el caso de Argentina o Brasil, por ejemplo pueden ser biocombustibles o gas natural, mientras que en el caso de Chile, tanto el diésel como la electromovilidad aparecen en los planes

¿Cómo lo logra? con desarrollo en cada uno de los sistemas de su cadena de poder, es decir motor, transmisión, retardador (freno especial tras la caja de cambio) y ejes tractores. Así, con pequeñas ganancias en todo el conjunto, logran el efecto Super, de ahorro de combustible de hasta un 8%, una ganancia importante para los transportistas acostumbrados a lidiar con las subidas  del precio del diésel. 

“Todos los sistemas fueron mejorados de tal manera de permitir este ahorro, tanto en motores Euro 5 como Euro 6”, comentó Paulo Moraes, vicepresidente de ventas y marketing de Scania Latinoamérica, y añade. “Con mejoras en el motor, sobre todo en su sistema de frenado por compresión CRB, ganamos un 5%, desde la transmisión sumamos otro ahorro de un 1%, con materiales más livianos y lubricación más precisa, lo mismo con el nuevo retardador que permite generar ahorros en los frenos de servicios, y en combustible, a la vez que aumenta la seguridad”.

Evidentemente, no todo pasa por lo técnico, el conductor es parte importante y Scania fortalece que sepan dominar los camiones, pero además cuenta con sistemas que permiten evaluar al conductor, y premiar las buenas prácticas, que facilite llegar al máximo de eficiencia. “Contamos con un sistema que mide la conducción en tiempo real, así cada operador, puede tener una visión clara de sus aciertos y cómo mejorar sus áreas débiles. Pero además, tenemos un servicio en que nuestros master drivers de Scania lo llaman para motivar y mejorar aún más su desempeño”, contó Andrés Leonard, presidente de operaciones comerciales de Scania Américas.

Manejo extremo

El lanzamiento de la gama Super, de Scania, contempló una visita a la modernizada fábrica de la casa en el San Bernardo de Campo, pero además una prueba de manejo, donde el nuevo tren motriz se mostró en aplicaciones tractores carreteras, y de alta severidad con la línea XT.

En ella, más allá de demostrar la nueva eficiencia, pudimos apreciar los sistemas de seguridad como el retardador y el freno CRB, que disminuye la velocidad del conjunto desde el interior del motor, sin presionar los frenos de servicios (el pedal de frenado). También, la suavidad de sus nuevas transmisiones automáticas de 14 evoluciones, que cuentan permiten un manejo extremadamente suave, fácil, lo que facilita también la entrada de nuevos conductores, a una industria que carece de profesionales del volante.