Subaru WRX: proyección de genética deportiva

Durante la última década del siglo pasado, y la primera década del siglo XXI, la marca Subaru protagonizó junto a Mitsubishi una de las rivalidades deportivas más interesantes. ¿El ring?, el rally mundial y los contendientes, la serie Evo de la casa de los rombos, y los Impreza WRX, por la marca que luce las pléyades en su logo. Una época que muchos disfrutamos, con motores turbocargados, tracción  integral y mucha adrenalina y velocidad.

Pero los tiempos cambian, y hoy ambas marcas se relacionan más -en nuestro país- con el segmento de SUV, y cuenta con fanáticos que añoran los tiempos de la alta deportividad de la marca, que hoy se resume en un modelo que transfiere esta genética e historia deportiva: el SUbaru WRX, que se acaba de estrenar en una nueva generación en nuestro país. 

Regreso al turbo

El nuevo Subaru WRX – en su quinta generación- es un auténtico rebelde para el mercado chileno, no solo mantiene su formato sedán, sino que además suma la carrocería Sportwagon, que también supo brindarle muchas alegrías a los usuarios de la marca.

En lo estético es un sedán bastante agresivo y deportivo, gracias a su toma de aire en el capó, su calandra central en negro y las tomas de aire bajas, que hacen juego con los focos compuestos, las anchas y marcadas pasos de rueda y la caída fastback de su luneta trasera, en el caso del sedán. El Sportwagon, en tanto, aumenta la capacidad del habitáculo, con una saga bien resuelta, con un pequeño spoiler, y dobles escapes. 

En su interior, en tanto, ofrece una experiencia que transita entre los técnico-deportivo, con la elegancia de tonos oscuros, con detalles en colores, que entrega el toque de competencia. Una gran pantalla central, de 11,6 pulgadas aloja los controles de los sistemas de infoentretenimiento, que da paso a las palancas de transmisión. El nuevo WRX sabe que tiene un público cautivo y lo respeta con la opción de cambios manuales y un cuadro de instrumentos deportivo, con velocímetro y tacómetro análogos, complementada con una pantalla en el centro que entrega información del funcionamiento del auto

Vistoso, agresivo y elegante, poco tendría sentido sin el músculo necesario para bridnar emociones, y este radica en su motor bóxer, de 2,4 litros, que regresa con un turbocargados que le permite exprimir a sus 4 cilindros, una potencia de 202 kilovatios, que se traduce en 270 caballos de fuerza, con un torque de 350 Nm. 

Los dicho, el Subaru WRX respeta a los románticos de la velocidad, y ofrece dos opciones de transmisión; manual de seis velocidades de alta precisión, o la transmisión Subaru Performance con control de cambio deportivo para cambios de marcha de respuesta rápida y selección de modo de conducción (en las variantes tS), que permite cambiar la respuesta del auto para distintas circunstancias. El modo ‘Individual’ permite la personalización completa del conductor, mientras que sus amortiguadores,  controlados electrónicamente, mejoran la performance en pista.

Para más deleite de los seguidores del performance, esta generación del Subaru WRX regresa con parte de su personalidad: la tracción Symmetrical All-Wheel Drive,  integrada a la  Plataforma Global Subaru, que además ofrece  una construcción de bastidor interior de una sola pieza para una mayor rigidez de la carrocería y el chasis, y proporciona al nuevo WRX un 14 % más de rigidez de flexión lateral delantera y un 28 % más de rigidez torsional que su predecesor.

Share This