Subaru Outback, ingeniería en

experiencia premium

Rodrigo Castillo C.

Cuándo se exploran las razones del potente posicionamiento de una marca japonesa como Subaru en nuestro país, saltan varios motivos. Desde aquel Subaru Leone en 1977, muchos exitosos modelos han contribuido a que la marca y sus modelos se perciban con prestigio, sumado también a una identidad de marca que nace de su ADN técnico, como su tracción total.

Varios modelos han contribuido a esta percepción y recordación de marca, logrando mantener esta percepción de gama alta con nombres como Legacy, Forester y el recordado Impreza. En este grupo siempre destacó su nave insignia entre sus station wagons con actitud off road: el Subaru Outback, un crossover que se acaba de actualizar y ya pudimos probar.

La silueta es lo que más une a las antiguas generaciones con el nuevo Outback: sigue siendo un station wagon con un estilo deportivo, que se actualiza con detalles, pero que mantiene su estilo, algo conservador, pero aventurero, gracias a sus molduras en la parte baja, que resaltan los pasos de rueda, sus nuevas llantas y una parrilla central más prominente, flanqueada por ópticos compuestos con neblineros LED. Luce bien y sigue claramente la estética de su antecesor.

Aventura exterior, confort interior

En el interior, en tanto, la regla es ofrecer alta calidad y alta tecnología, pero de una manera muy amigable. Materiales nobles y buenas terminaciones se fusionan para dar una excelente experiencia en cuanto a calidad y confort. Luce tecnológico, pero no abusa de ello como otros modelos, que digitalizan todo el entorno del conductor. En el caso del nuevo Outback no olviden la amabilidad con el conductor y, así, su tablero de instrumentos es convencional, pero con toda la info para desplegar. Así su pantalla central se vuelve protagónica.

De grandes dimensiones, su interfaz es muy similar a un tablet o smartphone, pero de grandes dimensiones, y es desde dónde se pueden controlar la gran parte de los parámetros, del auto, de confort, de entretenimiento y conectividad, además de las configuraciones de sus múltiples sistemas de asistencia. 

Su funcionalidad táctil, se complementa con mandos más tradicionales, como el dial del volumen y de sintonía, los mandos del climatizador y los desempañadores, algo que se agradece toda vez que simplifica la operación. 

Así este Subaru Outback, cuenta con la cuarta generación del sistema de asistencia al conductor EyeSight que contempla  nuevo Control de Crucero Adaptativo Avanzado con capacidad de función de centrado de carril, soporte de volante y vibración, para apoyar el manejo en caso de emergencia; además de un sistema de iluminación LED proyectada en el parabrisas, que notifica -sutilmente-  el estado de activación del EyeSight.

Se complementa con el Driver Monitoring System, capaz de detectar las reacciones del conductor y anticipar si está distraído o con problemas de cansancio. Suma además Frenado Automático en Reversa, que  ayuda a evitar colisiones en maniobras de retroceso y reduce el daño en caso de colisión, un problema muy generalizado en estacionamientos estrechos. El Sistema de Detección Trasera de Vehículo, en tanto,  detecta los autos que se acercan por la parte posterior mediante una alerta sonora y visual. Una cámara frontal muestra imágenes dentro de los puntos ciegos del conductor frente al automóvil y muestra una vista de 180 grados en la pantalla de 11,6 pulgadas.

Sensaciones desde el futuro

Las sensaciones de conducción del nuevo Subaru Outback no serán ajenas a quienes hayan experimentado la conducción que la marca provee: suave y amigable, se deja conducir de manera precisa, muestra el músculo de su motor bóxer cuando se presiona el acelerador, y la estabilidad de su tracción se traduce en confianza para los ocupantes; la caja es una CVT muy bien equilibrada, suave y veloz en la respuesta lo que demuestra el avance en cajas variables continuas. 

Más novedoso es la integración de sus sistemas de asistencia al conductor, que Subaru engloba como EyeSight. En esta generación se encuentra bastante más cerca de la conducción semi autónoma, y sus sistemas se integran para leer la carretera, frenar, acelerar y controlar el volante en condiciones óptimas, lo que implica gran seguridad, aunque para alguien no acostumbrado puede parecer algo intimidante dejarse llevar.

Lo cierto es que el nuevo Outback protege a todos sus ocupantes, y sin grandes estridencias -como otras marcas- avisa de cambios de carril peligrosos, y corrige el volante. 

Un auto que dejará contento a los usuarios tradicionales de Subaru, que respeta la tradición Outback, pero que introduce nuevos diferenciales en confort, calidad y, sobre todo, asistencias a la conducción que ponen nuevamente a este crossover en la primera línea de sofisticación tecnológica. Experiencia muy recomendable que para los seguidores de la marca es necesaria y para quienes se acercan a esta casa japonesa, será un excelente primer aproach. Todo en https://www.subaru.cl

Share This