La guerra de precios comenzó silenciosa, pero efectiva: primero una marca bajo los 20 millones, otra muy pronto se lanzó bajo los 18 millones, ahora con la llegada del Renault Kwid E-Tech, queda atrás la barrera sicológica de los 15 millones; y el argumento de precio se erosiona ante el avance de la electromovilidad.

Las marcas francesas siempre han jugado a la vanguardia, y ahora es el turno de Renault -que ya sabe de electromovilidad mediante su línea Z.E.- que rompió las expectativas del mercado al lanzar en Chile el innovador Kwid E-Tech. 

Se trata de un SUV completamente eléctrico, que utiliza la carrocería de su variante convencional,  marca la entrada de la submarca E-Tech llega con un precio de $14.990.000. Hoy, un precio asequible en la oferta chilena. 

Logro y potencial

“Con la llegada del Kwid E-Tech buscamos acercar la electromovilidad a un mayor número de personas, ofreciendo un vehículo funcional, con tecnología de punta, muy seguro, confortable y conectado a un precio asequible. Todo esto aprovechando el liderazgo en electromovilidad de Renault, que tiene más de 11 años de experiencia en el diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de vehículos de este tipo. Pero este lanzamiento también marca la introducción de la marca E-Tech en el país, la que impulsa a nuestra gama de vehículos electrificados con tecnología de vanguardia y que pronto sumará nuevos modelos en nuestro mercado”, comentó en el lanzamiento,  Matías Buijuy, gerente de Renault Chile.

Uno de los secretos es que proviene del país que hoy domina la fabricación de autos 100% eléctricos: China. Con una plataforma SUV, y con una autonomía de 298 km, es un auto que desde un enfoque urbano, invita desde lo atractivo del precio a unirse a más gente a las cero emisiones. 

Se mueve gracias a una capacidad de almacenamiento en sus baterías, de 26,8 kWh, que alimenta un motor eléctrico síncrono de imanes permanentes, que entrega su fuerza mediante una transmisión automática de una marcha. Cuenta con un modo ECO y freno regenerativo que permiten optimizar la eficiencia energética hasta en un 9%.

Alcanza una velocidad máxima de 130 km/h, y su proceso de carga puede utilizar un enchufe doméstico de 220V AC con el cargador portátil, incluido, proceso que tiene una duración de aproximadamente 9 horas. Para recargas más rápidas, también es posible utilizar un cargador de pared de 7 kW AC (alrededor de 3,5 horas) o las estaciones de carga rápida (30 kW DC), donde el proceso se completa en unos 40 minutos. Los tiempos de carga se calculan desde un 15% hasta un 80% de la capacidad de la batería.

“Con la llegada del Kwid E-Tech buscamos acercar la electromovilidad a un mayor número de personas, ofreciendo un vehículo funcional, con tecnología de punta, muy seguro, confortable y conectado a un precio asequible. Todo esto aprovechando el liderazgo en electromovilidad de Renault, que tiene más de 11 años de experiencia en el diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de vehículos de este tipo. Pero este lanzamiento también marca la introducción de la marca E-Tech en el país, la que impulsa a nuestra gama de vehículos electrificados con tecnología de vanguardia y que pronto sumará nuevos modelos en nuestro mercado”, agregó, Matías Buijuy.

El nuevo Kwid E-Tech llega a Chile desde China como el punto de entrada a la gama Renault E-Tech a un precio de $14.990.000 (con bonos).