Transitar por la vanguardia, sin dejar de lado un estilo marcado y tradicional,  ha sido uno de los principales atributos de la casa alemana Porsche, precisamente desde el lanzamiento de la primera generación de su sedán Panamera. Ahora ya se estrenó su tercera generación en Chile, que espera seguir anotando buenas ventas para esta marca deportiva y premium. 

Lanzado en 2009,  en su momento fue un modelo controvertido, sobre todo para los más puristas fanáticos de la marca que venían tras el shock que supuso la introducción de Cayenne, el primer SUV. El sedán llegó después, pero supo ganarse el corazón de quienes quisieron más espacio en la familia sin transar en experiencia de manejo.

Ahora se estrenó su tercera generación para Chile, que cuenta con importantes características nuevas como su sofisticada suspensión activa, además de pequeños cambios estéticos y lo último en interfaz con el usuario. 

“Su diseño, técnico pero elegante y dinámico, aporta un frescor a cada modelo. Además, cuenta con una amplia gama de sistemas de asistencia al conductor, y su interior ha sido completamente rediseñado, focalizado en la experiencia del usuario y en la deportividad”, comentó Vicente Díaz, gerente de Porsche en Chile. 

Variaciones dinámicas

Otra de las novedades es que añade hasta 4 tipos distintos de hibridación en su cadena de poder, y su gama inicial se componte de la misma manera con cuatro versiones que comienzan en los US$146.900 de Panamera base, sigue con Panamera 4 E-Hybrid, por US$ 162.900, continua con Panamera 4S E-Hybrid, por US$176.900 y finaliza con el top de gama actual, Panamera Turbo E-Hybrid, cuyo precio es de US$213.900.

Las novedades que trascienden a toda la gama comienzan por su sofisticado sistema de suspensión neumática de doble válvula, gestionada por el Porsche Active Suspension Management (PASM). Que además de aumentar el confort de marcha, garantiza una mayor estabilidad durante la conducción en situaciones dinámicas. Su dirección a las cuatro ruedas promete también mejorar la performance en movimiento.

Disponible para los modelos E-Hybrid (híbridos enchufables) es capaz de adaptar la dureza y distancia del piso con el sistema de suspensión, manteniendo estable el auto en cualquier condición: si dobla con fuerza una curva, lo compensa para máximo control. 

Sofisticación en la experiencia

Dentro del habitáculo promete integración entre tecnología digital, más fría e impersonal,  y analógica, que aporta cierta nostalgia deportiva.  Cuenta con modos de conducción Normal, Sport y Sport Plus.

La interfaz principal de control para infoentretenimiento, digitalización y conexión parte con la identificación de Porsche, escaneando un código QR utilizando un smartphone. Gracias a Apple CarPlay y Android Auto, se podrán sincronizar los datos entre el teléfono y el automóvil para una mayor facilidad de uso. La aplicación My Porsche en Apple CarPlay permitirá gestionar de forma óptima las funciones del vehículo, como el aire acondicionado, el masaje del asiento y la iluminación ambiental mediante el asistente de voz Siri.

Porsche ha realizado importantes mejoras en los sistemas de asistencia a la conducción. Por ejemplo, el asistente de velocidad activo ahora trabaja en conjunto con el reconocimiento de señales de tráfico para garantizar que el vehículo se mantenga dentro de los límites permitidos. Además, el Porsche InnoDrive incorpora control de crucero adaptativo y asistencia en intersecciones, mientras que el asistente de giro y la función de estacionamiento automático a distancia también son parte de sus nuevos “features”.