Porsche 911 Turbo S: aerodinámica en movimiento

Pocas marcas encuentran en un modelo un pilar tan importante como es el 911 para Porsche. No solo se trata de un clásico que se actualiza con regularidad y que -estéticamente- sigue las míticas enseñanzas de diseño de sus creadores para un superdeportivo, sino que ha sabido modernizarse para seguir estando en la cúspide del desempeño deportivo, siempre con la posibilidad de ser un auto que se utilice en el cotidiano.

Con el estreno del nuevo 911 Turbo S en Chile, Porsche aumenta el menú para los fanáticos de la marca y el desempeño, que ahora llega con una serie de innovaciones que emanan de su sofisticada aerodinámica variable, que llevan su desempeño más lejos.

“Estamos felices de poder estrenar uno de los modelos que despierta más pasiones entre los fanáticos de Porsche y del legado del 911”, dijo Cristóbal Lüttecke, Gerente General de Porsche en Chile. “El nuevo 911 Turbo S llega a Chile en sus variantes Coupé y Cabriolet apuntando precisamente a sorprender a aquellos que disfrutan de la innovación de Porsche. Con este nuevo modelo, una vez más, la marca nos demuestra su capacidad de derribar los límites y establecer nuevos estándares de deportividad”.

El nuevo Porsche 911 Turbo S porta un motor bóxer de 3.8 litros con dos turbocompresores de geometría variable (VTG), para una potencia de 650 caballos (478 kW), 70 CV más que su predecesor, con un torque de 800 Nm (aumento de 50 Nm). Este poder se administra con la ya tradicional transmisión de doble embrague PDK (Porsche Doppelkupplung) de ocho marchas. Acelerar de cero a 100 kilómetros por hora en apenas 2,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 330 kilómetros por hora.

Otro de los aspectos que benefician la mejora en sus prestaciones es su diseño que permite una dinámica de conducción superior. Cuenta también con una carrocería 45 milímetros más ancha en el eje delantero (1.840 mm), mientras que la parte posterior luce 20 milímetros más amplia. Cuenta con una sofisticada aerodinámica adaptativa, que incluye deflector de aire de enfriamiento controlado en la parte delantera, mientras que el alerón trasero, ahora más grande, ha sido diseñado para una mayor carga aerodinámica.

Su chasis deportivo con Porsche Active Suspension Management (PASM) es capaz de rebajar la altura al suelo de la carrocería 10 mm, y el sistema de escape deportivo con aletas ajustables promete un sonido único. Su control de amortiguación, más rápido y preciso que antes, proporciona ventajas significativas para la dinámica de conducción con respecto a la estabilidad en los deslizamientos, agarre en carretera, comportamiento de la dirección y velocidades en las curvas.

El Porsche Turbo S en su alternativa Coupé tiene un valor de entrada de 258.900 dólares, mientras que la variante Cabriolet comienza en los 272.900 dólares.

Share This