Gladiador de la mítica pista de Nurburgring, en Alemania, el nuevo Porsche 911 GT3 RS batió el récord de vuelta para motores aspirados, deteniendo el crono en 6:49.328 minutos de esta catedral de la velocidad. Son 10 segundos menos que el anterior récord, y para lograrlo la casa de Stuttgart exploró nuevos límites, sobre todo en la trabajada aerodinámica de este velocista, y la cantidad de opciones de configuración que no tienen otro objetivo que el alto performance. 

Acá es cuando la velocidad y la adrenalina se viste de técnica: el corazón del nuevo GT3 RS es un bloque motor con la clásica configuración bóxer (cilindros opuestos), de 4 litros que ofrece 525 caballos de fuerza, con 465 Nm de torque. Este poder es administrado por la reconocida caja de doble embrague Doppelkupplung (PDK). ¿El resultado?, de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y una máxima de 296 km la hora. 

Administrando el viento

Con sus triunfos en la mesa, lo que queda saber es cómo lo logró. Pues bien, el nuevo 911 GT3 RS debe ser hoy uno de los autos más sofisticados en términos de soluciones aerodinámicas, en su chasis y en los múltiples reglajes y configuraciones que es capaz de proveer a su conductor. 

Un elemento central es el nuevo radiador central, que permite aprovechar el espacio para integrar elementos aerodinámicos activos que se encuentran en el piso. Son deflectores regulables de forma continua en la parte delantera, que se coordinan con el alerón trasero de dos piezas (también móvil) y otra serie de componentes aerodinámicos, que proporcionan 409 kilogramos de carga aerodinámica en total a 200 km/h. Para entenderlo, esto implica que el 911 GT3 RS puede dar las curvas más veloz “pegándose” a la pista. 

Es nada menos que el doble de carga aerodinámica que su predecesor de la generación 991.2 y el triple que el 911 GT3 actual. A 285 km/h, la carga aerodinámica total es de 860 kg, que ejerce el viento sobre el auto a esa velocidad.

Su spoiler trasero cuenta con DRS, el mismo sistema que utilizan los autos de Fórmula Uno, para añadir velocidad y empuje a altas velocidades, disminuyendo la carga aerodinámica en rectas. El DRS posiciona el alerón de la forma más plana posible con solo presionar un botón, pero también sirve como freno aerodinámico, al sumar resistencia,  en frenadas a altas velocidades.

“Cuando hablamos de un nueveonce, inmediatamente lo asociamos al concepto de deportividad y altas prestaciones. El 911 GT3 RS, es precisamente eso, un vehículo que no tiene límites y que ha llevado la perfección de las pistas a las calles”, dijo Vicente Díaz, gerente de Porsche en Chile. “Estamos muy contentos de contar con estos ejemplares que llevan un legado tan importante para la compañía en nuestro país”. 

Músculos de velocista

El nuevo 911 GT3 RS cree en el viento como un aliado, y su suspensión es clave para acompañar a su sofisticada aerodinámica. Ya que sus aumentan la carga aerodinámica en el eje delantero alrededor de 40 kilogramos a la velocidad máxima, la suspensión delantera es más ancha (29 milímetros más que en el 911 GT3), y los brazos del eje de doble horquilla también son más largos.

Cuenta con 3 modos: Normal, Sport y Track. Este último permite ajustar individualmente la configuración básica a gusto del conductor… o de sus habilidades.

El lujo suele acompañar a la velocidad en Porsche, por ello su interior tiene un acabado RS: cuero negro, tejido Racetex y detalles de acabado en carbono. El paquete Clubsport, incluye una barra antivuelco de acero, un extintor contra incendios manual y arneses de seguridad de seis puntos para el conductor.

El paquete Weissach (por un adicional) cuenta con capó delantero,  techo, partes del alerón trasero y carcasa superior de los retrovisores en tejido de carbono visible. Las barras estabilizadoras delantera y trasera, las bieletas posteriores y el panel de protección del eje trasero están hechos de CFRP (polímero reforzado de fibra de carbono). 

Para acceder a esta velocidad -pasando por esta impresionante tecnología-, primero el precio: precio básico de US $319.900 dólares (equipamiento básico específico para Chile).