Nuevo Mercedes-Benz Clase C: potenciando la zona de confort

Hay tradiciones que no cambian, a pesar de los tiempos. Una de ellas son los elegantes sedanes de Mercedes-Benz, que por décadas fueron la referencia en autos de alta gama, convocando lujo, gran manejo y alto poder en sus motores, para una experiencia refinada y premium. Lo demuestra el nuevo Clase C de la casa de la estrella de tres puntas, que sigue su tradición, con un enfoque de alta tecnología. 

La Clase C, de Mercedes-Benz, en el mercado chileno ha sido por años un auto de referencia y el más vendido de la marca. A estas alturas, más de 8.000 unidades colocadas, desde 2010, sin contar las generaciones previas; reafirman que su elegante y dinámica personalidad de sedán tradicional, sigue convocando preferencias, sobre todo entre quienes privilegian el placer de conducir. 

La quinta generación de este sedán compacto, se aleja de las estridencias que han sorprendido en su competencia, y reencarna en un diseño sofisticado y puro, con una gran parrilla frontal, con la prestigiosa estrella de la marca en el centro, focos compuestos trapezoidales, y un poderoso capó con grandes nervaduras, que le dotan de deportividad y recuerdan las líneas del superdeportivo Mercedes-AMG GT. 

Mediante líneas suaves, evolucionan sus formas hacia su zaga, que cae con una suave línea fastback, con un pequeño spoiler sobre el maletero y escapes en cromado. Es un diseño bien logrado, armónico, atractivo, pero elegantemente discreto. 

Hey Mercedes, parte 2

La responsabilidad de ser referencia en el mercado, es clave para Mercede-Benz y en esta generación de la Clase C, responde al desafío a punta de tecnología: su interior rompe esquemas y ofrece una experiencia claramente diferenciadora, potenciada por múltiples equipamientos extra.

Sorprende su enorme pantalla central, probablemente hoy una de las más grande en el mercado chileno con 11,9 pulgadas, que se complementa con su cuadro de instrumentos digital configurable y un tablero asimétrico, para concentrar la información en el conductor, pero con acceso a infoentretenimiento desde el asiento del copiloto. 

La marca de Stuttgart promete una nueva experiencia gracias a la última generación de su MBUX (Mercedes-Benz User Experience), control por voz intuitivo que puede controlar la mayoría de los parámetros del auto y el sistema de comunicación, climatización y navegación, entre otros. La calidad, diseño, y materiales son de altísima calidad, destacando la insonorización del habitáculo, un punto que Mercedes-Benz destaca como parte de esta “burbuja de confort”.

Cuestión de poder

En esta generación, la Clase C sorprende con sofisticados motores microhíbridos, que despliegan con baja cilindrada una abundante potencia y torque: bloques de 4 cilindro, con apenas 1, 5 litros de desplazamiento son capaces de desplegar  204 CV de potencia y 300 Nm de torque. Gracias al sistema EQ Boost agrega 20 CV adicionales de potencia y 200 Nm adicionales de torque, para una torsión total de nada menos que ¡500 Nm! Al menos en el papel se ve bien, y parece abundante fuerza para emocionantes aceleraciones y mejores recuperaciones. La transmisión 9G-TRONIC es la  encargada de lidiar con esta fuerza y administrar hacia las ruedas. 

El sistema Dynamic Select ofrece modos de conducción  Eco, Confort y Sport. El estreno llega en dos variantes: C 180, con motor de 1.496 cc y  potencia de 190 caballos, en total (sumado al sistema microhíbrido EQ Boost), con torque total de 450 Nm; y  el C 200: con el mismo bloque pero que despliega  224 caballos de poder y  500 Nm en el combinado de motor térmico más EQ Boost. Ofrece una  aceleración de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos.

En seguridad, también pone la vara alta, con 9 airbag de serie, sistema de freno Adaptative Break, alerta por cansancio y asistente de frenado activo, además de una nueva generación de su sistema avanzado de asistencia a la conducción que lo deja a las puertas del manejo semi autónomo. Cuenta además con algunas innovaciones como las digital lights que permite proyectar íconos con las luces como una forma de comunicación, además de realidad aumentada en la experiencia de manejo y navegación. Un imperdible para probar el fin de semana. 

Share This