Mitsubishi Montero Sport: cuestión de experiencia off road

Por años, Mitsubishi, en Chile y el mundo, se mostró como una marca de alta fiabilidad, fiel a su origen japonés, pero que además ofrecía cierto espíritu deportivo marcado. Legendaria es su competencia por el mercado del rally con Subaru en la primera década de este siglo, y los éxitos en el Dakar, basado justamente en la exitosa plataforma que da origen al nuevo Montero Sport, de reciente estreno en nuestro mercado y que ya fue puesto a prueba por Garage DF.

No por nada se trata de un producto que ya cuenta con 24 años en los mercados mundiales, con gran éxito. “Estamos muy contentos de presentar esta renovación del Montero Sport, que da cuenta del compromiso de la marca con la mejora continua de sus productos, incorporando en ellos mayores niveles de seguridad y nuevas tecnologías” Claudio Arnouts, comentó en su lanzamiento, en agosto, el gerente comercial de Mitsubishi Motors Chile.

Hoy en nuestro país, sigue siendo un SUV grande, imponente, que llega con una modernizada imagen, que se expresa principalmente en su frontal, con nueva parrilla de segmentos horizontales que se agudizan hacia los laterales terminados por los focos principales. Poderosas luces compuestas, en sus esquinas, flanquean una gran toma de aire. El efecto es moderno y sofisticado, con guiños algo futuristas, pero no demasiado transgresor ya que -conocedor de su consumidor- el perfil corresponde a un todoterreno tradicional.

En su interior, ofrece una experiencia limpia, de buena calidad en materiales y bien montada, la experiencia es positiva, pero su interfaz en la pantalla central puede ser algo menos sofisticada que los impresionantes despliegues tecnológicos que hoy se suelen ofrecer, principalmente en el ultra competitivo nicho de los SUV familiares de segmento semi premium. No obstante, el conductor se sentirá bien acogido y frente a controles muy intuitivos y de fácil uso, no habrán sorpresas al conocerlo. Clave, son sus tres corridas de asientos, que le permite competir entre las grandes SUV que disputan la preferencia de familias numerosas.

Estas familias contarán en este modelo con un competente paquete de seguridad, que incluye 7 airbags, carrocería RISE (Reinforced Impact Safety Evolution), control de estabilidad, FCM (Sistema de Mitigación de colisión Frontal) detector de punto ciego, asistencia en subida, Modo Off Road, sistema mitigación de aceleración errónea. Mientras que la base de sus sistema de infoentretenimiento, radica en su radio con pantalla táctil de 8´´ con capacidad de Carplay & Android Auto, cámara en 360° y de retroceso, en todas sus versiones.

Disponible en una gama con motor único, diésel (una tradición en este modelo), se trata de un bloque motriz de 2.4 litros de desplazamiento, turbocargado, capaz de erogar 178 HP, con impresionantes y muy sentidos 430 Nm, de torque. Esta fuerza torsional, define en gran parte la personalidad del nuevo Mitsubishi Montero Sport. Claro, junto a su caja de cambios automática de 8 velocidades que alimenta, mediante caja de transferencia de control electrónico, a las 4 ruedas, con modos tradicionales off road: 4×2, y 4×4 high y low, denominado por la marca 4×4 Super Select 4WD.

La otra parte de la personalidad que transmite el Mitsubishi Montero Sport a quien está en el volante, es su suspensión. Conformada por resortes helicoidales en doble brazo adelante y con tres uniones en la parte trasera, entrega una gran altura del suelo, pero además un buen confort, algo raro en un SUV con tan buenas cualidades en todoterreno.

En la combinación del poderoso torque de su motor diésel y su suspensión, es donde se encuentra la personalidad de este nuevo Mitsubishi Montero Sport, ya que su poderoso torque (la expresión de fuerza del motor a bajas velocidades), define en gran parte sus cualidades off road: tiene fuerza para enfrentar complicadas pendientes a bajas revoluciones, conecta muy bien en los modos más extremos de off road, y brinda una sensación de seguridad en terreno difícil asociado a su suspensión la entrega de tracción, abundante y bien distribuida.

Es en la ciudad, donde esta misma cualidad puede ser menos práctica, sobre todo cuando la transmisión automática de 8 velocidades de la unidad de prueba (versión Limited) puede parecer algo pesada. Claro, se trata de una fuerza propia de una camión pequeño, pero la solución se encuentra en la caja de cambios que al utilizarse en forma secuencial, brinda mayor agilidad en la salidas. En el contexto urbano también, su suspensión brilla por gran comodidad, aunque algunos conductores, más acostumbrados a autos más pequeños o deportivos puedan encontrarla con algo de deriva. Se trata de un vehículo familiar y aventurero y en viajes largos, cargado y enfrentando desafíos ofrece lo mejor decir y la máxima experiencia.

Buen espacio interior, tres corridas de asientos muy competentes, y un buen equipamiento, sin ser líder en la categoría en ese sentido, lo hacen un SUV muy deseable y competente, familiar, aventurero, seguro y confortable, ideal para quienes realmente hacen viajes por terrenos algo escabrosos, amantes de la aventura, que sin duda sabrán sacarle máximo partido a las cualidades intrínsecas de este digno heredero de la genética Montero, que no defraudará a los fanáticos de la marca y del modelo, sino que sumará nuevos adeptos a la marca con su combinación deportivos, off road y fuertemente familiar.

Share This