R. Castillo C.

 En se segundo arribo a Chile, de la mano de SAIC Motor, la marca MG ha logrado penetrar entre los consumidores, no solo en ventas, sino en una poderosa recordación de marca, en la que ayuda la tradición británica, y los viejos usuarios de esta casa que siempre coqueteó con la deportividad.

Aunque su genética sigue residiendo en el dinamismo del buen conducir, también ofrece productos como el nuevo RX5, que se renueva de varias maneras para posicionarse como un muy competente SUV grande, que no olvida la buena -y entretenida-  conducción, con un excelente equipamiento que cubre varios aspectos propios de una familia: la entretención, la seguridad y,  claro: la onda.

En materia estética, el nuevo MG RX5 se sacude el polvo y se convierte en un modelo algo más vanguardista que su antecesor. Esto se hace patente desde el diseño, que se pliega a las últimas tendencias, con la nueva parrilla frontal de la marca, texturizada, una marca personalidad con focos estrechos que delinean la frontera del capó, y dejan como elemento central el logo de la marca. El perfil es más bien tradicional en un SUV, potenciado por toques deportivos como sus protecciones bajas, sus barras en el techo, además de su nuevo spoiler denominado twin-aero.

Pensando en todos

Para el MG RX5, la tecnología en esta evolución es clave, Para los modelos MG, el alto nivel tecnológico y el esfuerzo por darle una experiencia innovadora a sus usuarios debe ser uno de sus pilares conceptuales.  Así, ofrece asientos delanteros y traseros bicolores perforados para mejor confort y proveer el guiño deportivo, necesario para no ser solo un auto familiar más.  

El futuro se presenta en parte, mediante su  tablero de instrumentos digital de 12,3 pulgadas. Como  elemento central oficia  su pantalla táctil de 14,1 pulgadas como interfaz principal con Apple Carplay y Android Auto. La versión DLX, que probamos, equipa cargador inalámbrico con diseño inclinado de 20°, lo que permite un fácil uso y acceso para recargar el celular. Además, cuenta con cuatro puertos USB: dos delanteros y dos traseros.

Para movernos cuenta con un motor de 1.5 litros, turbocargado que suma más potencia que su antecesor, al ofrecer 168 hp, y 275 Nm de par, administrado por una caja automática de 7 velocidades, con doble embrague, que se convierte en garante de suavidad, pero también de empuje cuando hay decisión en presionar el acelerador. 

La seguridad está cubierta mediante seis airbags en su versión tope de línea (2 frontal, 2 laterales y 2 de cortina), recordatorio de cinturón de seguridad y sistema keyless; además de ocho funciones de seguridad pasiva, entre los que se encuentran los frenos Antibloqueo (ABS), Distribución de la Fuerza de Frenado (EBD), Asistencia Electrónica de Frenado (EBA), Programa Anti Rodaje (ARP), Control de Frenado en Curva (CBC), entre otros. 

La seguridad del confort

El MG RX5 es un auto por sobre todo amable. Recibe con una luz de cortesía en estacionamientos oscuros, sus butacas son suaves y tienen buen agarre, sus controles y superficies son limpias, con gratas texturas con buen agarre, variedad de superficies, con colores sobrios, donde la experiencia se define por sus pantallas digitales, los colores de sus luces, y que finalmente propone este SUV. 

Una de las suspensiones que mejor se adapta a la ciudad, suave cuando debe, pero capaz de agarrarse en curvas ofrece un rango versátil para ir por la ciudad, sin temor a las condiciones de las calles que puedas enfrentar. Lo mismo para su propulsor de 1,5 litros, que gracias a su turbocargador abunda en torsión para superar subidas sin que se siente presionado, incluso con toda la familia en el paseo. 

Con abundancia de puertos USB, hoy quizá el símbolo clave de un auto familiar, además de un confort contínuo y, sobretodo, una facilidad de manejo que despierta simpatías, sin transar en el brío necesario cuando es preciso salir de un problema, o apurar el paso en un viaje. Equilibrado y sobre todo amable, el MG RX5 está llamado para ser grato, un nuevo amigo que pronto se hará parte de la familia.