En un fin de año extremadamente movido, la casa Mercedes-Benz lanza su tercer SUV en menos de dos meses. Esta vez se trata del GLA, el más compacto de la gama de utilitarios deportivos premium, presentes en Chile por el tradicional importador de la marca, Kaufmann. 

“Desde su entrada triunfal en el mercado, el GLA fue concebido con la misión de encarnar la excelencia distintiva de la marca, fusionando un diseño estilizado único con tecnología innovadora y un espacio interior inteligente. Hoy, con el estreno de esta actualización, no solo conserva este propósito inicial, sino que lo eleva a nuevas alturas mediante una serie de innovaciones que demuestran la capacidad de este modelo para evolucionar y adaptarse a las demandas del mercado, reforzando su posición como el SUV compacto de lujo preferido por aquellos que buscan un equilibrio perfecto entre elegancia, practicidad y desempeño dinámico”, digo Emilio Michel, gerente de Automóviles en Kaufmann.

Práctico, pero deportivo

En términos sencillos, el GLA cuenta en parte con la genética de la deportiva Clase A, pero la lleva a un nuevo nivel con sus funcionalidades de SUV, con prestaciones que puede lidiar con caminos en mal estado o incluso explorar cierto nivel de aventura off road. 

La primera impresión del nuevo GLA, llega mediante sus cambios en el diseño con un nuevo capó y parachoques con nuevas tomas de aire. Protecciones en la zona baja, marcan su carácter aventurero. Nuevos focos delanteros LED de alto rendimiento y las luces traseras, también muestran evolución. El equipamiento estándar incluye llantas de aleación de 18 pulgadas para el look Progressive y 19 pulgadas en look AMG.

Su interior combina la tecnología y un ambiente premium, en un “cockpit”, donde los mandos se centran en el conductor, comenzando con su doble pantalla independiente, con una pantalla de 10,25 pulgadas para el cuadro de instrumentos y pantalla multimedia para los sistemas de infoentretenimiento y control de habitáculo, que contempla iluminación ambiental de diez conceptos cromáticos y 64 colores; además del ya conocido sistema MBUX, y su ya famoso “hey Mercedes”, para activar los mandos por voz.

Opcionalmente puede incluir una renovada cámara 360°, con visualización 3D y sensor de huella para el arranque. De serie, el Nuevo GLA incluye CarPlay y Android Auto de conexión inalámbrica, y el paquete USB Plus con cinco interfaces USB-C.  Porta el sistema Easy Pack,  que posibilita la apertura y cierre eléctricos del compartimento de carga; además de la evolución del sistema Parktronic que no solo identifica espacios para estacionar, sino que también proporciona asistencia en esta acción.

En seguridad, y de manera opcional, puede integrar un control más intuitivo del asistente de mantenimiento de carril mediante el control activo de la dirección. La renovada generación del paquete Parking simplifica las maniobras de estacionamiento longitudinal y ofrece como opcional una visión completa de 360°. Además -por primera vez-, añade el asistente de maniobra con remolque, que permite realizar marcha atrás de manera segura y relajada.

El equipo de seguridad es abundante tanto en sistemas pasivos como activos, con 9 airbags, frenos ABS con servofreno de emergencia y frenado activo. Suma  asistencia a la conducción basado en radar, diseñado para prevenir colisiones por alcance con vehículos que circulan delante, entre otros sistemas. 

El nuevo MB GLA llega en tres variantes en cuanto a motorización, con dos versiones en gasolina y una diésel. Las primeras responden a un bloque de cuatro cilindros y  1.332 cc, turbocargado capaz de erogar 163 caballos de fuerza, con un torque de 270 Nm. Ambas alternativas portan una transmisión de doble embrague 7G-DCT. 

La opción diésel, en tanto, puede llegar a 190 caballos, con un abundante par motor de 400 Nm, para convertirse en la que ofrece un manejo más dinámico. Su transmisión es una 8G-Tronic, que reparte el poder a las 4 ruedas con el sistema 4Matic.