Mercedes-Benz EQS:

electro-caballero

 

 

 

Alguien podría decir que Mercedes-Benz ha llegado algo tarde a la carrera por la electromovilidad, pero en rigor y -fiel a su estilo- llega con un producto espectacular y que logra en su primera presentación marcar claras diferencias, respecto a sus gamas convencionales y, sobre todo, frente a la competencia con autos eléctricos.

El primero en llegar de la submarca EQ, con la cual la firma de la estrella de tres puntas agrupará a sus modelos eléctricos, es el Mercedes EQS, el equivalente del señorial y atractivo sedán grande, Clase S, en su variante cero emisiones.

Se trata de un auto que se distingue por un cuidado diseño, bastante más futurista que el Clase S tradicional, donde la funcionalidad eléctrica se utiliza como ejercicio estético con excelentes resultados.

Dominar el futuro

Lo primero que destaca del nuevo MB EQS es su diseño, que sabe sacarle partido a lo técnico, para aumentar la eficiencia a la vez que ofrece un look espectacular y sorprendentes. Esto debido a su perfil suave y extremadamente suave, que se impone como uno de los mejores coeficientes aerodinámicos del mercado a nivel global: 0.20 Cx.

Carece de una parrilla frontal, debido a que no son necesarias tantas tomas de aire, y en su lugar es reemplazada por una superficie con un “diseño holístico”, con un Black Panel con pequeñas estrellas de la marca alemana, aprovechando las nuevas posibilidad que el formato eléctrico entrega al diseño de esta Clase S eléctrica.

El efecto es futurista y elegante, un ejercicio de diseño que proyecta el característico estilo señorial y clásico de la Clase S, a un futuro limpio, inteligente y sin emisiones.

Simplemente espectacular es la experiencia desde el interior. Con su gama convencional ya actualizada en términos de pantallas e interfaz, el Mercedes EQS va más allá y presenta una pantalla triple, denominada MBUX Hyperscreen, que ofrece una visión contínua en todo el tablero, mediante  tres pantallas (OLED), que se fusionan visualmente en una sola.

La interfaz visual es denominada “Zero-Layer”, y promete que el usuario contará con las aplicaciones más importantes —en función de la situación y el contexto— frente a su plano visual. 

Poder, autonomía y puntos de carga

En línea con la nueva experiencia -en muchos sentidos-, que ofrece el Mercedes EQS, añade como equipo de sonido, un sistema Surround Burmester, con 15 altavoces para una potencia total de 710 vatios. El silencio de los autos eléctricos, no solo es aprovechado por el EQS para aumentar el confort de los ocupantes, sino para entregar contexto sonoros que manifiesten el andar del auto, por ejemplo, cambia el sonido, dependiendo de la posición del pedal acelerador, la velocidad o la recuperación. La elección del programa de conducción influye asimismo en el sonido de marcha.

En Chile, el representante de Mercedes-Benz, Kaufmann cuenta con una de las redes de sucursales más robusta del país, en función tanto de los autos como de su larga tradición en camiones, esto resulta en potenciación extra para el caso del EQS, ya que junto a su lanzamiento anunciaron la apertura de 22 nuevos puntos de carga, dispuestos a lo largo de Chile. Así el Mercedes EQS llega con instalaciones desde Arica a Punta Arenas, que involucró una inversión realizada por la compañía sobrepasó los US$ 300 mil.

Con esta energía eléctrica y limpia, se alimentarán las baterías del este nuevo sedán de representación cero emisiones, que cuenta con la mayor autonomía hasta hoy registrada en el mercado nacional: EQS cuenta con una autonomía de hasta 780 kilómetros WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure), con una potencia de hasta 333 caballos de vapor (245 kW).

En modo de carga rápida,  de hasta 200 kW, demora solo 15 minutos para tener una autonomía  de hasta 300 kilómetros.

Como buen Mercedes-Benz, sobre todo descendiente de la prestigiosa rama de la Clase S, el EQS cuenta con sofisticación máxima y propone nuevos estándar en equipamiento, prometiendo máxima insonorización, tren trasero direccional, la última y más avanzada evolución de su interfaz con el conductor MBUX, además de sistemas de asistencia a la conducción avanzados, cuya culminación es el Drive Pilot, que permite un modo 100% automatizado, hasta una velocidad de 60km/h, en tráfico denso o en tramos adecuados de autopistas. El sistema controla la velocidad y la distancia, y conduce sin esfuerzo el vehículo dentro de su carril, teniendo en cuenta el perfil de la ruta, los eventos en el camino y las señales de tránsito.