El piloto chileno del momento, Nicolás Pino fue parte del estreno del McLaren 750S, aprovechando de comentar su acuerdo con Quantum Group y  su reciente participación en las 12 Horas de Sebring y sus próximos retos en el WEC. En esta competencia, compite en la categoría LMGT3 conduciendo un McLaren 720S LMGT3 Evo, acompañado por el piloto japonés Marino Sato y el británico Josh Caygill.

Pero el verdadero protagonista fue este superdeportivo que porta un motor V8 de 4.0 litros con doble turbocompresor de McLaren optimizado con una mayor presión de sobrealimentación y una nueva bomba de combustible doble. Gracias a estas mejoras, logra generar una potencia de 750 caballos de vapor, con un par máximo de 800 Nm. Estas cifras le permiten alcanzar una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 2,8 segundos y de 0 a 200 km/h en 7,2 segundos (7,3 en el modelo Spider) con ello se convierte en el vehículo más veloz en comparación con sus competidores directos, de fabricación en serie. 

El McLaren 750S ahora cuenta con la última versión del sistema de control de chasis proactivo, mejorado tanto en hardware como en software, para una mayor versatilidad en su dinámica. Ofrece el nuevo sistema de control de largada (MCL) que añade una nueva capa de interacción entre el conductor y el automóvil. Permite personalizar la experiencia de conducción al almacenar las preferencias dinámicas de cada conductor, incluyendo configuraciones aerodinámicas, de manejo, tren motriz y transmisión favoritas. Todo esto se puede recuperar instantáneamente con solo presionar el botón MCL.

El diseño del McLaren 750S es indiscutiblemente característico de la marca, pero se ha mejorado con una serie de cambios aerodinámicos. Entre ellos destacan un difusor delantero más alargado, entradas de aire más estilizadas y un escape central que recuerda al McLaren P1™. Además, cuenta con un alerón trasero de mayor tamaño y una rejilla renovada para una mejor refrigeración.

Menos espartano que otros superdeportivos, en el habitáculo se implementaron mejoras significativas, incluyendo nuevas funciones como Apple CarPlay y una pantalla central de información renovada, que ofrece gráficos más detallados y mejorados para mejorar la experiencia del conductor. Además, el sistema de cámara de visión trasera y envolvente ha sido actualizado para lograr una mayor nitidez y claridad. Por otro lado, se ha introducido un nuevo sistema que permite elevar la parte delantera del modelo 750S en tan solo cuatro segundos, a diferencia de los 10 segundos que requiere el modelo 720S.

“Cuando tienes un auto reconocido por tantos conductores como el punto de referencia, para hacer algo aún mejor tienes que examinar cada detalle y esforzarte mucho para lograr mejoras que vuelvan a subir el listón. Esto es lo que McLaren hizo con el nuevo 750S”, afirmó Matías Velasco, director comercial y socio de Quantum Group.