Llega el McLaren 765LT, acompañado del Lotus Exige 390 Sport Final Edition y el Aston Martin DBX

Tras varios meses sin presentaciones presenciales por la pandemia, Quantum Group volvió a la carga para mostrar en sociedad lo nuevo que ha tenido este año en Chile.

Lo más destacado fue el estreno del McLaren 765LT. El ejemplar, que pertenece a la familia Super Series de la marca británica, evoluciona en su diseño respecto de su variante previa, el 720S.

Su bloque motriz esconde  ocho cámaras en V, 4 litros de desplazamiento, poten ciado con doble turbocompresor, mejorado con bellezas técnicas solo para entendidos como:   válvulas de descarga de los turbos controladas electrónicamente, pistones forjados con tres tipos de segmentos y métodos para reducir la fricción. Gracias a ello, alcanza una potencia máxima de 765 caballos de fuerza (CV),  a las 7.500 rpm, mientras que su par máximo llega a  800 Nm (el mismo valor que alcanza el McLaren Senna de 800 CV). Como buen superdeportivo, sirve su poder a la  tracción trasera, a la cual llega mediante una caja de doble embrague.

¿Resultado? Lo que siempre se busca en este tipo de vehículos: una aún mayor aerodinámica. En la marca indican que mejora en un 20% en comparación a su hermano, merced al uso de tecnologías avanzadas de fibra de carbono en su carrocería.

Lotus Exige 390 Sport Final Edition

A McLaren se sumaron novedades de las otras marcas representadas por Quantum Group: Lotus y Aston Martin. En el primer caso el destape fue el del Exige 390 Sport Final Edition. Se trata del último Exige producido por la marca, terminando así una era que nació en el año 2000 para brindar a los amantes de la velocidad la sensación de correr un auto de carreras en la autopista. Equipa un motor V6 sobrealimentado de 3,5 litros en un chasis rígido y ligero. Entrega 402 Hp y 427 Nm de par máximo y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 290 km/h.

Aston Martin DBX: James Bond puede andar en familia

Lo de Aston Martin fue el primer SUV de su historia. Se trata del DBX, un familiar con la misma versatilidad y lujo que la caracteriza. Su motor V8 (al igual que el Vantage y el DB11 V8),  entrega 550 HP y le permite alcanzar los 100 km/h en 4.5 segundos con una velocidad final de 291 km/h acoplado a una caja automática de nueve velocidades.

Share This