Con el desarrollo de la electromovilidad en Chile, que se acerca a los 20 años, desde el lanzamiento del primer auto híbrido en nuestro mercado (2004), la oferta ha crecido, se ha sofisticado y las marcas que participan en este tendencia de vanguardia, ofrecer más y mejores modelos, tanto en los ya mencionados híbridos como los cero emisiones o 100% electrificados.

Es el caso de Kia, con la versión electrificada de su exitoso SUV familiar, Niro. Probamos el Niro EV, la variante más sofisticada y con tren de poder completamente electrificado, pero que lejos de ofrecer una experiencia atemorizante en su sofisticación, entrega un manejo y unas utilidades convencionales, que lo hace más cercano al público tradicional que quiere probar con la electromovilidad. 

Amistosa tecnología

En el mundo de los autos eléctricos, no es raro que las marcas caigan en la fuerte tentación de presentar autos muy sofisticados y futuristas, en línea con lo que se espera de esta tecnología. De la misma casa es el espectacular Kia EV6, un auto premium, de alto desempeño, pero que se escapa de la “normalidad” tanto desde su precio, como desde la ultra sofisticada experiencia que ofrece. 

Para moverse en silencio y sin emisiones, el Niro EV utiliza un motor eléctrico PMSM que se alimenta de una batería de 64,8 kWh de alto alcance, para  una potencia de 201 caballos, con  255 Nm de torque máximo, y una buena autonomía de 460 kilómetros . Demora 6 horas  y 20 minutos en cargar sus baterías, desde  una fuente de carga normal, o bien 45 minutos en carga rápida. 

Kia Niro cuenta con asientos cómodos y espaciosos, con tapicería de alta calidad y opciones de ajuste eléctrico para el conductor y el pasajero delantero. El volante de cuero es multifuncional y permite controlar diversas funciones del vehículo y se integra con las pantallas digitales, tanto la que hace de tablero de instrumentos, como la gran pantalla central para la interfaz de infoentretenimiento. 

En esta misma pantalla se proyectan funcionalidades como  navegación, acceso a aplicaciones y servicios en línea, y una cámara de visión trasera y 360° para facilitar las maniobras de estacionamiento y cuidar las llantas de las veredas, por ejemplo. Agrega sistema táctil para el control del climatizador, cargador inalámbrico para smartphones, freno de mano eléctrico, puertos USB delanteros y traseros, palanca de cambios estilo dial (E-shift), paddle shifter con selector de modos de manejo y frenos con sistema de regeneración inteligente.

El lado amable de la electricidad

SI bien, su diseño es moderno y atractivo, con varios toques innovadores como su pilar C, su carrocería bicolor, no llega a las espectacularidad futurista de EV6, sino que sin perder en sofisticación tecnológica, el Niro EV es un auto más amigable para quien inicia la transición a la electromovilidad.

Sus mandos y controles son más intuitivos, y menos menús hacen más fácil la operación. Para muchos, desde su diseño interior, hasta el equipo de su habitáculo es posible creer que se trate de un vehículos convencional, por ello se siente grato y por momentos uno olvida que está en un auto de cero emisiones, lo que es bueno para acercar a más personas a este tipo de motorizaciones. 

Un producto muy bien equilibrado, entre la tradición y el futuro, con un suave y excelente andar y mejor aún: muy fácil de operar. Un acierto de Kia que ya se ve reflejado en las ventas, liderando lo que va de 2023 en eléctricos con 176 unidades, todas de Kia Niro EV.