KIA EV6:

electro futuro

premium

 

Los avances en electromovilidad, ya hacen habitual la llegada de nuevos modelos cero emisiones a nuestro mercado. Dentro del primer semestre de este año, uno de los más interesantes ha sido el nuevo KIA EV6, un modelo 100% eléctrico, que se plantea como un buen resumen de las experiencias que viviremos todos, en un escenario electrificado. Un futuro que se acerca a pasos de gigante.

Una inteligente decisión de KIA para el EV6, fue asumir de buena manera el principal problema de los autos eléctricos en la actualidad: el precio. Así, en vez de buscar el camino de reducir el costo transaccional, la casa coreana propone lo contrario: aumentar el valor percibido para así, posicionarse derechamente como un modelo premium, con todo lo que ello implica.

Con el límite en el futuro

Un componente clave dentro de la experiencia premium es la exclusividad, y el KIA EV6 lo logra ya desde su diseño. Se trata de un auto grande, que transita como un crossover entre el SUV y un formato hatchback, y que luce muy futurista, marcando diferencias desde los estético.

 

Al primer golpe de vista sorprende por la limpieza de sus líneas, la sencillez elegante de sus formas curvas, sus focos muy delgados, con una mínima parrilla central, y con un parachoques a modo de tomas de aire. Su capó se fusiona con los pasos de rueda, que sobresalen entregando un toque altamente deportivo. Tanto los pasos de rueda, como los bajos, cuentan con molduras en negro, que se complementan con el amplio parabrisas alargado y muy aerodinámico. 

Un efecto que añade dinamismo, es sus laterales bien marcados, con ventanas que angostan hacia atrás, generando una visión bastante deportiva, con un spoiler superior, además de unas muy  modernas y atractivas luces traseras que nacen en los pasos de rueda traseros, y que se extienden hacia atrás, con un efecto spoiler. 

Propone en su diseño un perfil altamente aerodinámico, sin ser un deportivo formal, para  un  resultado altamente espectacular, futurista, pero racional. 

Electrosensaciones

El interior del Kia Ev6 propone un interesante juego que transita entre la sorpresa futurista, con superficies y controles muy limpios, que recuerdan el minimalismo nórdico. La decisión de tener pocos mandos, para controlar una gran cantidad de sistemas y dispositivos, es acertada y también habla muy bien del alto nivel de automatización del modelo. 

La zona del conductor está dirigida al conductor, como punto de fuga de sus pantallas y mandos. El conjunto del volante, muy futurista, con la gran pantalla que hace de panel de instrumentos es bastante inmersiva, y comunica los parámetros de funcionamiento del auto basado en íconos, imágenes y animaciones en donde se nota el trabajo para entregar la información de manera fácil, intuitiva y amigable. 

Por ejemplo, una línea de controles cambia de funciones respecto al sistema que se utiliza, proponiendo una fácil manera de acceder a todo, sin aumentar la complejidad de estos controles. La experiencia no sólo es tecnológica, sino que además bastante premium y al volante uno se siente a bordo de un nuevo juguete con mucho por descubrir. 

El silencio y el poder

Al volante del Kia EV6 las sensaciones son de un auto de alta gama, con materiales de alta calidad y que marcan la diferencia en términos de sensaciones y que terminan subrayando la experiencia eléctrica.

Porque además de bello, tecnológico y silencioso,  el Kia EV6 -en la versión que probamos denominada GT-Line- es sobre todo poderoso. Cualquier persona que haya tenido la experiencia de ponerse al volante de un auto eléctrico ya ha podido disfrutar el impresionante torque y aceleración de estas cadenas de poder, que en el caso del Kia EV6 conoce un nuevo límite, con un comportamiento a todas luces deportivo y que agrega emoción a esta interesante propuesta que puede dejar a los detractores de los autos eléctricos sin argumentos. 

Para ello se vale- en un comienzo- de un motor síncrono de imanes permanentes que es capaz de entregar a sus 4 ruedas (cuenta con tracción total permanente), de 321 caballos de fuerza, con un impresionante torque de 605 Nm. A diferencia de un auto convencional, la entrega de poder no es mediante una transmisión, sino que posee un motor que alimenta el eje delantero y otro que hace lo mismo con el eje trasero. El eje trasero pone más poder en las ruedas, con 165 caballos, mientras que el delantero llega a 74. ¿El resultado? En modo sport una excelente aceleración de 0 a 100 km/h, de 5,2 segundos, lo que lo califica en deportivo. 

La energía para estas cifras proviene de una batería de Ion-Litio de 77,4 kWh en su versión de largo alcance, con 697 volts de fuerza electromotriz. ¿En la práctica? Una autonomía entre 490 a 506 kilómetros. 

Aunque existe el control de la transmisión, en rigor sólo cuenta con Drive, reverse, parking y neutro, para una entrega de poder progresiva e intensa, además de extremadamente fácil, intuitiva y amigable, en una excelente primera experiencia de introducción a la electromovilidad. 

Amigable futuro

El silencio, el poder y las emisiones cero están lejos de ser todos los argumentos del EV6 de Kia. Cuenta además, con un paquete completo de ADAS o Advanced Drive Assistance System, el genérico para los paquetes tecnológicos que coquetean y pasan cerca del manejo autónomo. 

Así, en este caso las asistencias son completas, y muy avanzadas, y desplegadas en múltiples interfaces incluyendo su avanzado sistema head up display, muy completo que informa sobre las condiciones de la ruta, y propone realidad aumentada que se integra con el navegador para dar indicaciones de manera continua. Es fácil de leer, dinámico y muy inteligente. Proyecta desde las señales de la carretera, hasta los eventuales peligros detectados por sus múltiples sensores.

Este HUD simplifica la información que se expone en el tablero de instrumentos, y sirve de testigos de los sistemas más avanzados de asistencias semi autónomas, como el asistente de intervención de tráfico cruzado (RCCA); de mantenimiento de carril (LKA); de seguimiento de carril (LFA)o de conducción en autopista (HDA) con control crucero inteligente (SCC) con Stop & Go, que en otras palabras se acerca bastante a la conducción semiautónoma, y en la práctica propone una gran sensación de seguridad y control al conductor, pero con una sensación nueva que fusiona el extremo silencio, el gran empuje y la inmersión en un mundo de alta tecnología. 

Con todos estos argumentos (y muchos más difíciles de resumir en estas líneas), el KIA EV6 se posiciona no solo como el modelo de referencia de la marca coreana en electromovilidad, sino que como un auténtico deportivo de alta gama, que abre a la marca a nuevas experiencias y públicos.

Para quienes tienen la posibilidad de probarlo y comprarlo, es una experiencia única y revolucionaria que no sólo replantea la experiencia de electromovilidad, sino que también ofrece sus avanzados sistemas de asistencia, para una experiencia única, de un auto que desde ya figura entre los mejores que hemos probado en lo que va de 2022. 

Share This