Honda Ridgeline: la pick up rebelde se actualiza

No se trata de que la Honda Ridgeline, la única pick up del fabricante japonés, tenga un marketing que apele a la rebeldía. Su rebeldía emana desde su mismo desarrollo y la forma en que la marca japonesa enfoca su camioneta, lo que la hace un producto que -en su nicho- parece nadar contra la corriente. Con gran éxito.

Ahora que estrena en Chile su actualización, es bueno recordar que mientras en su segmento de medium pick ups, casi todos los fabricantes basan la robustez que necesitan este tipo de productos en sus chasis de largueros y ejes rígidos, con pesados sistemas de tracción con caja de transferencia, alimentadas casi siempre por motores diésel; Honda pensó su pick up desde la tecnología, el confort y la conducción.

De esta manera se configura una pick up rebelde, no es su espíritu, sino en la forma en que logra lo mismo o más que su competencia: una conducción destacada, sin los movimientos de cola muy comunes en otras pick ups; abundante potencia proveniente de bloques de gasolina. Una visión particular que logra clientes muy fieles.

Con el foco en una conducción y experiencia similar a un SUV; los principales cambios que presenta son un diseño algo más agresivo, con un capó más musculoso, en la suma es una camioneta bien equilibrada en sus formas, que luce con potentes capacidades, pero no parece un vehículo inabordable, muy grande o imponente. A pesar de su rebeldía en su concepto, se ve amable y eso es lo que promete en su sentido práctico y en su conducción.

Su carrocería, construida de una sola pieza, con ingeniería de compatibilidad avanzada (ACE) promete una alta capacidad torsional, que junto a su suspensión le permite capacidad muy competitivas en su segmento: caja recubierta, resistente a abolladuras y rayado, una puerta de acción doble (hacia abajo o apertura lateral), 8 abrazaderas de sujeción de casi 160 kg, la caja de carga es plana la que ofrece un mayor espacio y cuenta con 1.20 metros de ancho y 2.13 metros de largo (con la puerta trasera hacia abajo), pudiendo totalizar una capacidad de carga de hasta 692 kg.

Cuenta también con la In-Bed Trunk, un verdadero maletero que se puede cerrar o esconder, con capacidad de 206 litros, y que permite mantener carga segura sin ocupar la verdadera caja de carga.

El poder de la nueva Ridgeline proviene de un motor de 3.5 litros, capaz de desarrollar 280 caballos de fuerza, y 355 Nm de torsión, y que se acopla a una  transmisión automática de 9 velocidades con paddleshift. Su cadena de poder ofrece nuevas soluciones, como el sistema de aceleración, cancelación activa del ruido, asistencia para arranque en pendiente, encendido directo con inmovilizador, tracción inteligente con administración de torque variable (I-Vtm4) en las 4 ruedas (AWD), tracción inteligente (Normal/Nieve/Lodo/Arena), sistema Eco Assist, con administración de cilindros variable y sistema de control activo del soporte del motor.

También se une a la tendencia de asistencias a la conducción avanzada como el sistema Honda Sensing, batería de tecnologías de seguridad y asistencia al conductor, que incluye sistema de advertencia de salida de carril (LDWS);  alerta y mitigación de salida de carril (RDM); alerta y frenado con mitigación de colisiones frontales (CMBS); aviso de Colisión Frontal (FCW), que se conjugan con soluciones como el  Control Crucero Adaptativo (ACC); el sistema de información de punto ciego (BSI), monitor de tráfico cruzado; además de sistema de asistencia para mantenerse en el carril (LKAS). “Para Honda mejorar la movilidad de las personas de manera segura, es parte de nuestro ADN, es por eso que en función de este principio nace la nueva Ridgeline 2021, considerada una de las camionetas más seguras del mercado”, comentó en el lanzamiento,  Luis Vecchionacce de Honda Chile.

 

Su seguridad tradicional incluye control de tracción, distribución electrónica de frenos con anti bloqueos, asistente de frenado, monitoreo de la presión de los neumáticos, luces de día (DRL) LED, airbags delanteros de doble etapa y umbral múltiple.

Climatizador de tres zonas, botón de encendido y apagado, Smart entry, ventanas eléctricas con apertura y cierre automático para conductor y copiloto son parte de sus principales argumentos en confort, junto con volante forrado en cuero con iluminación en los controles, asientos delanteros de cuero negro calefaccionados, conductor con ajuste eléctrico de 10 posiciones incluyendo soporte lumbar, asiento del copiloto con ajuste eléctrico de 4 posiciones, interior tapizado en cuero, sistema de audio de 540 watts con 8 parlantes con subwoofer, e interfaz con pantalla touch de 8″, vinculación al teléfono móvil a través de Apple CarPlay y Android Auto, además de Bluetooth. Ridgeline RTL 3.5 (9) AT 4×4 Sensing tiene un precio lista $33.490.000 + IVA

 

Share This