En Chile, y con larga tradición en el país, Ford tiene un halo distintivo Es percibida, como una auténtica marca americana, de tradición en pick ups y SUVs, además de autos confiables y atractivos, con un toque de lujo a la americana. 

Esta tradición, hábilmente es aprovechada por el potencial industrial de Ford a nivel global, con su SUV, Ford Territory. Un producto que le da a la casa del óvalo, la oportunidad de disputar de frente, con los mismos argumentos a la feroz competencia de las marcas de origen chino. La exitosa combinación de buen diseño, alto equipamiento y mejor aún: buen precio, junto con el logo de Ford son su ecuación de éxito.

“Nueva Territory marca un emocionante paso adelante en nuestra gama, dirigido a aquellos clientes que valoran especialmente el espacio y la comodidad en sus vehículos. Diseñada pensando en quienes aprecian la libertad de explorar tanto la ciudad como nuevos horizontes, esta incorporación representa un gran capítulo en la historia de Ford en Chile. A través de un enfoque centrado en la experiencia del usuario, hemos integrado características tecnológicas superiores directamente enfocadas en la seguridad y confort de todos sus pasajeros”, dijo Amaury Teisseire, brand manager de Ford Chile.

Cuestión de argumentos

Desde su exterior se percibe la genética de Ford, con un look de SUV que en sus volúmenes luce tradicional, pero cuyos detalles se encargan de la distinción.

Un robusto capó marca el centro de la calandra hexagonal que lo une con el resto de su gama. El toque futurista y agresivo lo ponen los delgados faros superiores, que se delinean desde el borde del acceso al motor. En los bajos, luces antiniebla totalmente con tecnología led, aportan presencia. Marcados pasos de rueda, albergan a llantas -según versión- aro 18 o 19, mientras que un breve spoiler en la parte superior del portalón, aportan deportividad. 

En su interior, el centro de atención son las pantallas dobles que hacen de cuadro de instrumentos. En el caso de la variante Trend, es de 7” y 12” en Titanium, mientras que en el centro se encuentra la interfaz táctil de 12″ para el sistema de info-entretenimiento. Toda la gama cuenta con conectividad Apple CarPlay y Android Auto en forma inalámbrica, puertos de carga USB.  Titanium agrega un cargador inalámbrico y cierre de portón trasero eléctrico manos libres. 

El conjunto se mueve gracias a una unidad de poder de 1.5L GTDI capaz de desplegar 164 caballos de fuerza y 248 Nm de torque, controlados por la nueva transmisión automática de doble embrague y  7 velocidades.

Ofrece el sistema Ford Co-Pilot 360, que integra monitoreo de punto ciego con alerta de tráfico cruzado, sensores de estacionamiento traseros, control de estabilidad y tracción, asistente de arranque en pendiente, sistema de monitoreo de presión de neumáticos, frenos de disco en las cuatro ruedas con sistema antibloqueo (ABS), distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia electrónica al frenado de emergencia (EBA).

Titanium suma frenado autónomo de emergencia con alerta de colisión frontal, asistente de cambio de carril, luces altas automáticas, control de velocidad crucero adaptativo con sistema Stop&Go, sensores de estacionamiento delanteros y cámara de visión 360°.

Los precios sugeridos son de $21.990.000 (versión Trend) y $26.290.000 (versión Titanium).