La carrera por la electromovilidad ya lleva varios años librándose,  entre otras partes del mundo en el mercado chileno.  Esto se ha traducido en una verdadera avalancha de estrenos,  que en distinta medida,  son autos electrificados. Con tal cantidad de oferta resulta muy difícil para marcas y modelos diferenciarse.  Uno que lo ha logrado muy bien es el protagonista de nuestra prueba el MG Marvel R.

Un auto de diseño avanzado, que sigue lo que parece ser una regla tácita de estilo entre los autos 100% eléctricos: la ausencia de parrilla central, al ser innecesario el enfriamiento de un motor térmico, varios modelos 100% eléctricos ahora lucen un frontal cerrado. 

Ello abre nuevas posibilidades en diseño que el Marvel R sabe aprovechar muy bien, para plantear un diseño en base a superficies limpias y modernas. El espacio bajo el morro del capó con sensores y cámaras, permitiendo subrayar su vanguardista personalidad, con un borde luminoso que une los grupos ópticos, que se integran con el capó marcado con dos nervaduras. 

La suave curva del capó, ofrece un look en parte deportivo recordando algunas líneas de deportivos alemanes, mientras su carrocería sigue tenias líneas, muy orgánicas que terminan en un breve spoiler sobre la luneta trasera que cae al estilo fastback, con luces de navegación y freno, que también atraviesan a lo ancho del Marvel R, para un efecto diferenciador en carretera. Las molduras bajas en resina, refuerzan la idea de aventura que también puede encarar este modelo. 

Sala de mandos premium

El Marvel R ofrece una experiencia de lujo y diseño que sorprende a primera vista. Su línea moderna y elegante, con detalles cromados y una parrilla delantera que se ilumina, le confieren un aspecto futurista y sofisticado.

El interior del vehículo está diseñado para ofrecer una experiencia premium y MG lo hace notar: brinda una sensación de amplitud y confort, tanto desde el espacio, como en la calidad de sus asientos de cuero, calefactables y ventilados. 

El componente vanguardista, y que convierte el conducir el Marvel R en una verdadera User Experience, reside en el panel de instrumentos, con una pantalla táctil de 19,4 pulgadas, una de las más grandes de su categoría que que abre el mundo del infoentretenimiento y conectividad. Se complementa con el display de 12 pulgadas que hace las veces de tablero de instrumentos, para una experiencia completamente digital, pero amigable e intuitiva. 

La experiencia no sería realmente premium, sin una poderosa batería de equipamiento en infoentretenimiento, navegación y conectividad que esté a la altura y que en el caso del Marvel R ofrece el paquete de soluciones MG iSMART, para integrar el smartphone a las funcionalidades del auto, con Apple Car Play y Android Auto, con conexión por cable o bluetooth. 

Dinámica eléctrica

Para moverse -sin emisiones y en silencio-, el Marvel R cuenta con un motor eléctrico de 177 caballos de fuerza y 410 Nm,  que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,9 segundos, un registro propio de un deportivo de alto desempeño.

Este poder proviene de una batería con 72 kWh de capacidad, que puede ser recargada de forma  rápida en corriente continua hasta 120 kW, lo que permite recargar desde el 5 al 80% en 43 minutos, ofrece de una capacidad de carga de corriente alterna de hasta 11 kW. El auto incluye cargador domiciliario y cable de carga rápida.

Cifras algo herméticas, que descubren su secreto una vez que se toma el volante de este auto eléctrico y se despliega la “experiencia Marvel R”.

Y es acá, en la conducción y el andar en el Marvel R, dónde se logran las mejores sonrisas en el conductor y sus acompañantes. Desde la lujosa insonorización, y aislamiento de su suspensión que aporta gran confort al habitáculo, se puede vivir una experiencia de conducción muy dinámica. 

Y acá se trata de ingeniería, en MG saben que los motores eléctricos tienen una entrega de torque (fuerza) inmediata, así, los abundantes 410 Nm que ofrece de torsión el MG Marvel, se traduce en un comportamiento muy deportivo y altamente dinámico, que sin embargo y gracias a las asistencias a la conducción de su paquete MG Pilot, hace que elevar la adrenalina con una buena aceleración es fácil, sencillo y seguro en este modelo. 

Lo mismo vale para las interfaces de operación de los sistemas mediante su gran pantalla. Una experiencia techie que permite configurar casi todos los parámetros de operación del auto y sus múltiples opciones de asistencias al manejo y a entretenimiento y conectividad. 

Las funcionalidades de MG Pilot, que incluye Control Crucero Adaptativo, Frenado Autónomo de Emergencia, Monitoreo de Puntos ciegos, luces inteligentes (que ponen las altas cuando no hay vehículos enfrente), Sistema de Asistencia a la Velocidad, y en Tráfico lento, son fáciles de operar y de desactivar, aunque la configuración personal puede llevar algo más de tiempo de interacción con los menús disponibles, entrega seguridad, control y cuando se requiere; muchísima diversión y poder. Un imperdible que será para muchos el primer paso en la electromovilidad al 100%