El nacimiento de un gigante: Stellantis entra en escena

Tras meses de negociaciones el nuevo gigante global de la movilidad es hoy una realidad. Su nombre: Stellantis, cuyo nombre proviene del imperial latín y alude a las estrellas que conforman este enorme grupo, que son sus más de 16 marcas, entre las cuales se cuentan titanes de la industria como las francesas Peugeot y Citroën, la alemana Opel, las italianas Fiat, Maserati y Lancia; además de las muy norteamericanas Dodge, Ram y Jeep. 

El grito de nacimiento de este nuevo grupo se realizó esta semana, con la entrada en rigor del nombre y la nueva identidad corporativa, junto con su debut en las bolsas mundiales. Carlos Tavares, cabeza de PSA Groupe es hoy el CEO de Stellantis y en sus primeras declaraciones en el cargo comentó, “Este es un gran día. Stellantis nace un año después de anunciar este proyecto, superando la alteración económica y social sin precedentes causada por la pandemia por COVID-19. Quisiera transmitir mi agradecimiento a todos los equipos que lo han hecho posible, así como a todos los colaboradores, que han hecho progresar nuestras operaciones durante este año excepcional.  Esto prueba la agilidad, creatividad y adaptabilidad de nuestra compañía, que busca la grandeza; más que ser grande, con el objetivo de ser mucho más que la suma de sus partes. También es otro indicador de la determinación de la nueva compañía de liderar la industria automovilística en este panorama cambiante. Stellantis está comprometida con la búsqueda de la grandeza y el aumento del bienestar de sus empleados, comentó.

Carlos Tavares y John Elkann

Las cifras que muestra el grupo son ingentes: 400.000 colaboradores en todo el mundo, objetivos de sinergias de 5.000 millones de euros anuales, operaciones a nivel industrial en 30 países, más de 130 mercados, presencia consolidada en América y Europa, junto con potencial de crecimiento en China, África, Medio Oriente, Oceanía, y la India.

Stellantis se manifiesta claramente decidido, como grupo, en el futuro y la nueva movilidad, en un claro esfuerzo por mantener liderazgo en panoramas inciertos, no solo por la pandemia, las nuevas tecnologías o los escenarios cambiantes, sino también por las continuas regulaciones de países que obligan a repensar los modelos de negocios basados en movilidad con motores de combustión. 

Así se enfocará “en soluciones de movilidad distintas y sustentables que satisfagan las necesidades cambiantes de sus clientes a medida que adoptan la electrificación, la conectividad, la conducción autónoma y los vehículos compartidos”, según uno de sus comunicados. Ve además con buenos ojos el cambio hacia la electromovilidad, al contar hoy con 29 modelos eléctricos disponibles y 10 vehículos eléctricos más en camino.

Con motivo de la fusión, John Elkann, presidente del consejo de administración del nuevo titán de la movilidad declaró: “no es casualidad que Stellantis nazca justo cuando nuestro mundo necesita un nuevo tipo de compañía automovilística que defienda soluciones claras e inteligentes que ofrezcan la libertad de movimientos para todos. Nuestra escala y alcance global nos permite disponer de los recursos necesarios para invertir en tecnologías vanguardistas, excelencia diferencial y en ser la alternativa más atractiva para nuestros clientes. Sin embargo, nuestra mayor ventaja competitiva desde el Día Uno es la diversidad geográfica y cultural del personal de Stellantis. Son ellos, con su energía, conocimientos y compromiso constante los que hacen que Stellantis sea lo que es hoy. Y también son ellos los que día a día construirán una compañía aún más grande para esta nueva era de la movilidad.”

.

 

Share This