Recuerdo de varios: pleno verano y la taquilla adolescente se repartía por la costanera, mientras un elegante station wagon blanco, con vidrios polarizados -del año- paseaba lento con tablas de windsurf en su techo. Los ojos concentrados: se hacía presente el modelo familiar del momento, el recordado Subaru Legacy.

Muchos tiempo ha pasado, y hoy apenas quedan un par de esa carrocería alargada, siempre derivada de un sedán, y ha sido simplemente arrollada por el nuevo auto familiar: los SUV, o sport utility vehicles (vehículos deportivos utilitarios).

El nombre es claro y apuntas a tres conceptos que se convierten en uno: versatilidad. Desde las viejas rancheras americanas, pasando por las minivans y los venerables station wagon, hoy la tendencia es clara para las familias al menos en Chile: los SUV se llevan el 42% de la torta total de vehículos livianos, según cifras de ANAC. 

Las razones no son difíciles de encontrar, a costa de algo de performance, son una excelente opción para las familias que buscan un vehículo seguro, versátil y espacioso para llevar a cabo sus actividades diarias. Con su gran capacidad de carga y espacio interior, los SUV son una opción ideal para aquellos que necesitan llevar consigo a sus hijos y una gran cantidad de pertenencias. 

Boom en la demanda

“Las condiciones geográficas de Chile también influyen, dado que estos modelos son considerados más capaces y seguros para enfrentar distintas condiciones de caminos, especialmente en los no pavimentados y/o en situaciones climáticas complejas de lluvia o nieve. Asimismo, el SUV es un buen compañero para quienes gustan de una vida más activa, al aire libre o deportes, analizó Pablo Marcos, gerente comercial de Automóviles Kaufmann, que añade el elemento geográfico a la ecuación. 

El factor precio/valor también resulta positivo a la hora de evaluar un SUV. Christopher Kusch Noelke, Product Marketing Supervisor para Chile, Perú, Uruguay, Paraguay y Bolivia de General Motors, lo afirma: “en gran parte se debe a los posicionamientos de precios, ya que los sedanes han aumentado en mayor medida versus los SUV. Estos últimos poseen un mayor espacio interior y manifiestan una mayor percepción de seguridad para los clientes debido a su mayor altura y dimensiones, principalmente”.

A ello, se suma un factor que proviene de la misma genética de la tipología SUV: los todoterrenos. Por años han sido conceptos que se funden, pero Joaquín Macho, Product Manager de Toyota Chile, comenta que esta opción también se convierte en un atractivo al optar por un SUV. “Cabe decir que muchos de los modelos de este segmento cumplen con características Off-Road / Todoterreno, lo cual les permite realizar viajes en cualquier tipo de ruta. Todo lo anterior les permite ser opciones muy completas para todo tipo de familias, añadió el ejecutivo.

Felipe Acevedo, subgerente de marketing GWM, también aporte su perspectiva: “una de las principales razones tiene que ver con la versatilidad que ofrecen, ya que son vehículos con los que uno se puede desplazar cómodamente tanto por la ciudad, como por el campo o la playa. A lo que se suma su amplio espacio interior y maletero. Además, los SUVs tienen una posición de manejo más elevada, por lo que mucha gente se siente más segura en ellos. 

Al momento de elegir

En Chile, la abundante oferta caracteriza al mercado, y nada menos que 52 marcas ofrecen el formato SUV en sus portafolios, con cientos de modelos a disposición. En este nutrido universo ¿Cómo elegir?

“Lo primero que debe hacer, es definir qué es lo que busca y necesita en un vehículo, qué uso le dará y definir un presupuesto para posteriormente ir a analizar las diferentes alternativas que existen. Es importantísimo evaluar distintas marcas, ver qué te ofrecen en cuanto a equipamiento tecnológico, seguridad, espacio y rendimiento ante un mismo precio”, afirmó Francisco Espinoza, gerente de JAC Chile.

La utilidad es clave, lo comenta Enzo Altamirano, Gerente Comercial Exeed: “Comienza por evaluar tus necesidades y prioridades. Considera el tamaño de tu familia, la cantidad de pasajeros que suelen transportar, la cantidad de carga que sueles llevar, tu estilo de vida y tus actividades diarias. Esto te ayudará a determinar el tamaño y tipo de vehículo que se ajuste mejor a tus necesidades”.

Similar consejo plantea Felipe Saitúa, gerente de planificación y productos de Kia Chile. “La persona debe tener como prioridad la seguridad, el buen rendimiento y eficiencia junto al mayor espacio posible, para poder brindar la mayor comodidad y pueda satisfacer de la mejor manera posible las distintas necesidades que tengan los usuarios del auto (hijos, mascotas, deportes, etc)”. 

El segmento que crece desde hace décadas es el de los SUV premium, Volvo es una marca que sabe de ellos y cuentan con una asesoría para proveer la mejor compra. “Volvo Personal Partner es un servicio exclusivo de asesoramiento, guiamos a los clientes a escoger el vehículo según sus necesidades con el fin de recomendar la mejor opción de compra. Nuestra marca se preocupa de asesorar a las personas en todo su proceso de adquisición”, cuenta Rodrigo Espinoza, gerente de Volvo Cars Chile. 

En el mismos segmento BMW también aporta desde la guía al consumidor: “el consumidor siempre debe primero pensar cual es el uso real que le dará a su vehículo, los caminos y terrenos donde acostumbra a transitar, y que tipo de necesidades de transporte debe tener el vehículo, con esto en mente ya pasa importar el gusto, diseño y presupuesto para que la elección sea la adecuada”, finaliza Fernando Cifuentes, Jefe Inteligencia de Mercado/Especialista de Producto BMW.