Entender el entorno geográfico de Múnich, donde reside la casa BMW, al borde de los Alpes mirando hacia Austria, es clave para entender cómo este fabricante se hizo fama con una conducción precisa, dinámica, de lujo, y en autos compactos. Los sinuosos caminos alpinos, sumado a la técnica alemana, generó una genética única, que tienen un nuevo integrante en Chile: el nuevo BMW M2.

Primero sorprende que sea mantenga una estética severa, técnica, que alude al momento en que la ingeniería se encuentra con la performance y la pasión, al fusionar líneas rectas que parecen sacadas del tablero de dibujo, con una carrocería que sutilmente acompaña sin estridencias, pero con una leve prominencia en el capó, con pasos de rueda grandes que explotan el buen pasar de sus anchas llantas de bajo perfil y aro 19´ en la dirección, y de 20 pulgadas para traspasar el poder de su tracción trasera, luce como un especialista: discreto, pero completamente técnico y eficiente.

Una actitud desenfadada que se sustenta en su motor de seis cilindros con turbos gemelos capaz de desplegar 460 caballos de fuerza, con 550 Nm de par motor, todo con 3,0 litros de desplazamiento y gestionado por una transmisión Steptronic de 8 velocidades, con levas secuenciales al volante y Drivelogic. 

“La potencia entregada por el BMW M2 va acompañada de una banda sonora especial generada por el sistema de escape específico del modelo, con válvulas controladas electrónicamente. Debido a su perfil, es un auto preparado para enfrentarse a situaciones de conducción extremadamente dinámicas en circuito, sus sistemas de aceite y refrigeración han sido especialmente diseñados para esto”, explicó Fernando Cifuentes, Jefe Inteligencia de Mercado/Especialista de Producto de BMW Grupo Chile.

Dentro de la fuerza

¿Cómo hacer de un auto tán técnico y de performance, un lujo? Bueno, el BMW M2  lo resuelve mediante un interior que rescata elementos altamente técnicos, como los accionadores en rojo de su deportivo volante, una palanca que recuerda a los antiguos M, y abundante textura de fibra de carbono y excelente calidad, que se fusionan con un tablero de instrumentos de 12,3 pulgadas y la pantalla curva y la última generación de BMW iDrive, con el sistema operativo BMW ID8, con control táctil y lenguaje natural.

Climatizador automático de tres zonas, el BMW Live Cockpit Plus con sistema de navegación BMW Maps, iluminación ambiental, sistema de altavoces Harman Kardon, y sistemas de asistencia a la conducción y estacionamiento automatizados, son parte de sus múltiples argumentos, junto con la extrema posibilidad de encargarlo con butacas de fibra de carbono. El BMW M2 necesita presentarse solo y lo puedes conocer acá.