Los autos eléctricos de Tesla ya están en el mercado más competitivo del mundo, y fue lanzado nada menos que en pleno Parque Arauco, como forma de marca el hito de la seductora marca de autos eléctricos de Elon Musk, que agrega alta tecnología para sus sofisticadas asistencias a la conducción. 

El Model 3 es el vehículo eléctrico más asequible de Tesla, es un sedán compacto que combina de manera magistral rendimiento, seguridad y eficiencia energética. Con una autonomía de hasta 629 kilómetros, el Model 3 llega a un competitivo precio de $ 39.900.000.

En tanto, el Model Y es el SUV medio de la marca de Musk, con más de 1.23 millones de colocaciones en los mercado donde está presente. Su variante Performance pasa de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos y cuenta con un modo de conducción Track, que permite a los conductores personalizar el manejo, brindando aún más control sobre cómo se mueve el vehículo. 

Ambos modelos y la marca fueron presentados por el flamante nuevo gerente de Tesla en Chile, el ejecutivo argentino Agustín Amoretti, que comentó que en la página global de la marca ya se encuentra nuestro mercado disponible para las pruebas y la compra. 

Innovaciones automotrices y comerciales

Al momento en Chile, el local del Parque Arauco sirve para conocer los modelos y probarlos, en una de las áreas del estacionamiento del conocido mall. Luego, los clientes puede encargar su modelo vía internet. Se espera que reciban sus modelos durante el segundo semestre.

La empresa también se ha comprometido a expandir la red de carga de vehículos eléctricos en Chile, con sus estaciones Supercharger, capaces de  cargar el automóvil en minutos, con una potencia de hasta 250 kW. La marca dice que es la red de carga ultrarrápida más grande y confiable del mundo, con más de 55.000 Superchargers individuales disponibles y próximamente habrá nuevas estaciones en Chile.

A todas estas innovaciones, bastante disruptivas para un mercado como el chileno, se suman sus avanzados sistemas de asistencia a la conducción con grado de semi autonomía a nivel 2: el Autopilot de Tesla requiere únicamente a un conductor atento y con las manos puestas en el volante. Cuando se usan correctamente, las funciones del piloto automático reducen la carga de trabajo general del conductor y las ocho cámaras externas brindan una capa adicional de seguridad que simplemente dos ojos humanos por sí solos no tendrían, brindando una experiencia donde el auto toma el control bajo la supervisión del conductor, bajo ciertas condiciones.